Los Arcanos Mayores

Los Arcanos Menores son solamente un complemento dentro de la lectura general del Tarot, el elemento auxiliar, referido sólo al plano material, de los Arcanos Mayores, que son los realmente importantes, puesto que en ellos se resume el estudio psicológico del hombre en sus relaciones con el mundo tanto físico como del espíritu. No tienen evidentemente ninguna correspondencia con los juegos de cartas que luego se derivarían de los Arcanos Menores, sino que son algo completamente aparte, con una personalidad propia. Cada uno representa un principio, ley, potencia o elemento de la naturaleza distinto y, según los antiguos textos, “sólo el simbolismo esotérico puede revelarlos al espíritu interno” del lector.

Los veintidós Arcanos Mayores están numerados del I al XXI, más el Loco, que no lleva número, por lo que es considerado a veces como el número 0. Algunos especialistas del Tarot lo sitúan entre las cartas XX y XXI, otros al final, otros al principio. En realidad, puede considerarse como una carta aparte (de ahí que diera origen al joker o comodín en los juegos de cartas), y según algunos autores constituye un “tercer grupo”, independiente de los Arcanos Mayores y Menores. Muchas veces identifica al consultante.

El Loco, según el Tarot Rider-WaiteEl Loco
Es considerado como el aliento cósmico de la Vida, dispuesto a entrar en la suprema aventura de cruzar las puertas de la experiencia para alcanzar la sabiduría divina. Su significado es que todo hombre debe iniciar su viaje hacia delante y elegir entre el bien y el mal. Si no posee filosofía alguna, es el Loco. Si la posee, debe cruzar por entre las experiencias sugeridas por las demás cartas hasta alcanzar, al final, el clímax de la consciencia cósmica.

Sugiere que el sujeto de la lectura se enfrenta a una elección crucial en su vida. En consecuencia, ha de tener mucho cuidado en acertar en esta elección y no equivocarse. Si aparece invertida, significa que la elección que se haga será probablemente la equivocada.

El Mago, según el Tarot Rider-WaiteI. El Mago
Representa la voluntad unida a lo Divino, con lo que consigue el conocimiento y el poder necesarios para lograr la manifestación de las cosas a través de la autoconsciencia.

Significa poder, habilidad, maestría, diplomacia, incluso sabiduría oculta. Invertida, indica que ese poder será utilizado con fines destructivos, o refleja la existencia de debilidad e indecisión.

La Sacerdotisa, según el Tarot Rider-WaiteII. La Sacerdotisa
Representa la mente a la vez eterna y subconsciente. Es el poder equilibrador entre la iniciativa y la resistencia, y por eso está sentada entre dos columnas. El velo del fondo está decorado con granadas y palmas, símbolos respectivamente femeninos y masculinos, que indican que el subconsciente es reproductivo sólo potencialmente. Tan solo penetrando este velo con los deseos conscientes puede alcanzarse la creatividad.

Señala un futuro no revelado, silencio, misterio, dualidad. Si está invertida, conocimiento superficial, goce sensual, presunción.

La Emperatriz, según el Tarot Rider-WaiteIII. La Emperatriz
Del mismo modo que la Sacerdotisa simboliza el estado virginal del subconsciente cósmico, la Emperatriz tipifica las actividades generativas del subconsciente, una vez impregnado con la semilla de las ideas. Es el símbolo del principio femenino de la producción, de la fertilidad universal.

Representa el matrimonio, la riqueza material, la fertilidad para posibles padres, gente del campo o artistas creativos. Si su posición junto a otras cartas no es la adecuada, puede indicar lujo y disipación. Invertida, señala inacción, carencia de recursos, pobreza, posibilidad de guerra y destrucción.

El Emperador, según el Tarot Rider-WaiteIV. El Emperador
Esta carta, junto a la de la Emperatriz, no señala necesariamente vida matrimonial. El Emperador ocupa el trono intelectual (en contraste al trono generacional), es el señor del pensamiento y de la razón (en contraste a las emociones y el subconsciente).

Indica reinado, gobierno, liderazgo, control de las masas, poder temporal. Refleja principalmente la actividad mental, el dominio de la inteligencia sobre la pasión. Cuando aparece invertida, señala inmadurez emocional, dependencia de los padres.

El Sacerdote, según el Tarot Rider-WaiteV. El Sacerdote
Representa la enseñanza tradicional para las masas, en contraste con la Sacerdotisa, que se dirige sólo a los iniciados. Es el poder reinante de la religión externa.

Señala preferencia por los rituales, los credos y las formas externas de la religión, dependencia de las convenciones sociales, necesidad de conformarse a las masas, de ser aceptado socialmente. Invertida, refleja enfrentamiento a las convenciones y a la ortodoxia y apertura a nuevas ideas.

Los Amantes, según el Tarot Rider-WaiteVI. Los Amantes
Es la carta del amor humano: el hombre simboliza a Adán, y es identificado también con el Mago; la mujer es Eva, identificada también como la Sacerdotisa y la Emperatriz. Tras ellos se halla el ángel Rafael, derramando con los brazos extendidos su influencia, y el Árbol de la Vida tras el hombre, con doce frutos, y el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal tras la mujer, con la serpiente enroscada en él. La mujer mira al ángel, mientras que el hombre mira a la mujer, indicación de que el hombre sólo puede alcanzar la superconsciencia (el ángel) a través de la consciencia (la mujer).

Refleja una elección entre diversas opciones, la lucha entre el amor divino y el amor profano, la atracción, belleza y armonía de la vida interna y externa. Indica también responsabilidad. Invertida, señala peligro de rompimiento en el matrimonio, peleas acerca de los hijos, posibilidad de una elección equivocada.

El Carro, según el Tarot Rider-WaiteVII. El Carro
Es el símbolo de la combinación de las potencias celestes y terrestres, férreamente dominadas por el conductor. La personalidad humana es el vehículo a través del cual el yo manifiesta su dominio sobre todas las cosas. Pero hay que tener cuidado de que los animales que tiran del carro (aquí las esfinges, aunque hay muchas otras representaciones) no vayan en direcciones opuestas y desgarren el carro partiéndolo en dos.

Significa conquista, éxito artístico, triunfo sobre las dificultades monetarias, la enfermedad y los enemigos. También puede indicar un viaje agradable. Invertida, muestra el colapso de un proyecto, el derrumbe de los deseos, quizás una victoria poco ética o una venganza.

La Justicia, según el Tarot Rider-WaiteVIII. La Justicia
Su principal característica es que no lleva los ojos vendados, puesto que se trata de la personificación de la justicia espiritual. Las dos columnas y el velo la asocian a la Sacerdotisa, pero estos se abren aquí no al subconsciente, sino a la supraconsciencia, donde reside todo conocimiento.

Señala una personalidad equilibrada, la eliminación de todo lo superfluo e inútil, la mezcla de los ingredientes adecuados, ya sea en ciencias, en química o en la cocina. Puede indicar una mente educada y bien equilibrada, centrada en sus propios fines. Invertida, refleja injusticia, desigualdad, complicaciones legales. Si se halla cerca del Colgado, indica que hay que utilizar la piedad antes que la severidad.

El Ermitaño, según el Tarot Rider-WaiteIX. El Ermitaño
Es la Sabiduría Absoluta, la meta de toda existencia una vez manifestada, en contraste con el Loco, que señala lo mismo pero antes de manifestarse; por eso la carta refleja a un anciano en vez de a un joven. Toda práctica conduce a la unión de la consciencia personal con la Voluntad Cósmica que es la causa de todas las manifestaciones.

Indica consejo silencioso, sabiduría superior, prudencia. Encuentro con alguien que puede servir de guía en el sendero hacia las metas materiales o espirituales. Un posible viaje. Invertida, refleja inmadurez, vicios estúpidos, negativa a crecer.

La Rueda de la Fortuna, según el Tarot Rider-WaiteX. La Rueda de la Fortuna
Los animales místicos mencionados en la Biblia que rodean la rueda tipifican la invariable realidad en relación con el eterno girar de la rueda. Lo que ha sido es y siempre será; la rotación de los acontecimientos es como una serpiente que se muerde la cola; las leyes de causa y efecto se hallan siempre en movimiento.

Significa buena fortuna, éxito, progreso, un inesperado cambio de la suerte. Invertida, refleja que la fortuna tendrá sus altibajos, y del mismo modo que se ha subido se puede bajar.

La Fuerza, según el Tarot Rider-WaiteXI. La Fuerza
El símbolo del infinito sobre la cabeza de la figura (que se halla también sobre la cabeza del Mago) y el hecho de cerrar la boca del león indican que no pueden haber obstáculos ni resistencia a quien es consciente de ellos.

Señala que el poder espiritual supera siempre al poder material: el triunfo del amor sobre el odio, de la naturaleza superior sobre los deseos carnales. Invertida, refleja abuso de poder, dominación de lo material.

El Colgado, según el Tarot Rider-WaiteXII. El Colgado
La figura sugiere la inversión de la mente antes que la del cuerpo. El triángulo que forman sus brazos y la cruz que forman sus piernas son significativos también: una cruz sobre un triángulo de agua. El hecho de que la cruz en T sea de madera viva, y de que el rostro refleje trance antes que sufrimiento, indican inversión del modo de vivir.

Significa un cambio en la vida gracias a un poder superior. Sabiduría, autosacrificio. También puede reflejar suspensión de decisiones, una pausa en la vida. Invertida, preocupaciones con el propio ego, resistencia a las influencias espirituales, arrogancia.

La Muerte, según el Tarot Rider-WaiteXIII. La Muerte
La carta representa la muerte del viejo yo, no necesariamente la muerte física. La muerte puede ser conquistada por la regeneración del alma, y esta es una forma de alcanzar la vida eterna.

Indica transformación, cambio, que puede implicar a veces destrucción de lo viejo. En ocasiones puede reflejar nacimiento, renovación. Invertida, señala estancamiento temporal, tendencia a la inercia.

La Templanza, según el Tarot Rider-WaiteXIV. La Templanza
Refleja la unión de los principios masculino y femenino, el espíritu entrando en la materia y la reacción del espíritu sobre esa materia. El fluir de copa a copa representa el fluir de la mente, desde el pasado, a través del presente y hacia el futuro.

Significa adaptación, coordinación, modificación, la utilización con éxito de combinaciones, la individualización de la existencia. Invertida, señala la posibilidad de combinaciones desafortunadas: intereses en conflicto en los negocios o los asuntos personales.

El Diablo, según el Tarot Rider-WaiteXV. El Diablo
Esta carta es la opuesta a los Amantes. El diablo sustituye al ángel, y el hombre y la mujer son reproducciones bestializadas de aquellos. Del pedestal del diablo, un medio cubo que significa el conocimiento de sólo el lado visible y sensorial de la existencia, brotan dos cadenas que sujetan a la pareja. Las cadenas, sin embargo, son lo bastante flojas como para que tanto el hombre como la mujer puedan liberarse de ellas, lo cual sugiere que esas ataduras son en gran parte imaginarias.

Significa la dominación de la materia sobre el espíritu, las sensaciones por encima de la comprensión: sometimiento a lo material, violencia, fuerza, enfermedad, magia negra (la antorcha boca abajo). Invertida, muestra el inicio de la comprensión espiritual, de la curación física, pero también tendencia a la ineficacia, indecisión.

La Torre, según el Tarot Rider-WaiteXVI. La Torre
La Torre es solamente uno de los muchos nombres que ha recibido esta carta. También se la conoce como “la Casa de Dios”, “la Torre de la Destrucción”, “la Torre golpeada por el Rayo”. Sugiere el desmoronamiento del orden existente a fin de dejar paso a un nuevo orden. El rayo simboliza también el destello momentáneo de la verdad. La corona que remata la torre simboliza el concepto materialista de la vida, y el rayo la Verdad Espiritual, que rompe y hace caer la ignorancia y el falso razonamiento.

Refleja el abandono de los modos de vida existentes; conflictos, catástrofes imprevistas, alteración de antiguas nociones, caída de ambiciones egoístas, bancarrota. Invertida, señala opresión, o lo mismo que boca arriba pero en menor grado.

La Estrella, según el Tarot Rider-WaiteXVII. La Estrella
La estrella de ocho puntas, rodeada por siete estrellas menores, simboliza la energía cósmica radiante que se derrama sobre la joven que, arrodillada en el suelo, vierte el Agua de la Vida tanto en el agua (la consciencia universal) como la tierra (la materia). El pájaro representa el alma que descansa en el árbol de la vida. La doncella representa la juventud y la belleza, y se la identifica con la Madre Naturaleza, la Emperatriz y la Sacerdotisa, así como la dominadora del león de la Fuerza. En su conjunto, la carta simboliza la renovación perpetua de la creación.

Indica valor, esperanza, inspiración, buena salud, amor espiritual. Posibilidad de recibir ayuda desinteresada. Invertida, refleja testarudez, pesimismo, duda.

La Luna, según el Tarot Rider-WaiteXVIII. La Luna
La carta simboliza el progreso ascendente del hombre. La luna significa la luz reflejada del subconsciente, las gotas que caen de ella el descenso de las fuerzas vitales superiores a la existencia material. El lobo y el perro que le ladran a la luna significan respectivamente la creación indómita y la domada por el hombre. El crustáceo que sale del agua representa los primeros estadios del desarrollo de la consciencia. El estanque en primer término tiene el mismo significado que los de la Templanza y la Estrella: el gran pozo de la mente de donde brota toda manifestación física.

Refleja imaginación, intuición, sueños. Puede significar mala suerte para alguien amado. También peligros imprevistos, engaños, enemigos secretos. Invertida, indica que habrá que capear tormentas antes de llegar a buen puerto. La imaginación se verá refrenada por consideraciones prácticas.

El Sol, según el Tarot Rider-WaiteXIX. El Sol
El sol derrama sus rayos sobre el niño desnudo que representa la creatividad, la vida eternamente renovada: la naturaleza, madre de todo crecimiento. Los cuatro girasoles corresponden a los cuatro reinos de la naturaleza: mineral, vegetal, animal y humano, y no están vueltos hacia el sol sino hacia el niño, significando que toda la creación se vuelve hacia el hombre y su desarrollo final.

Es indicativa de felicidad y logros materiales, buen matrimonio y felices encuentros. Logros en las artes, las ciencias y todo lo relacionado con la naturaleza. Placeres en la vida sencilla. Invertida, señala nubes en los planes futuros, posibles rompimientos, pérdida de objetos valiosos.

El Juicio, según el Tarot Rider-WaiteXX. El Juicio
Símbolo del nuevo despertar de la naturaleza bajo la influencia del espíritu, el misterio del nacimiento después de la muerte, bajo la enérgica llamada del Mundo creativo, representado por la trompeta del ángel Gabriel que libera al hombre de sus limitaciones terrestres.

Significa despertar, renovación, cambio de posición; un cambio en la consciencia personal al borde de fundirse con lo universal. Invertida, refleja el fracaso en hallar la felicidad en la vejez, el temor a la muerte. Separación, desilusión, debilidad, posibilidad de enfermar, posibilidad de pérdida de bienes materiales.

El Mundo, según el Tarot Rider-WaiteXXI. El Mundo
Hay ciertas similitudes entre esta carta y la Rueda de la Fortuna, como son los cuatro elementos del Apocalipsis. Pero, aquí, la corona de hojas que sustituye a la rueda significa el avance regular de la naturaleza, y también la corona del iniciado, que es concedida a aquel que domina a los cuatro guardianes y puede entrar así en presencia de la Verdad desvelada. La danzarina con las varitas mágicas representa el logro final del hombre, el fundirse de la autoconsciencia y la subconsciencia con la superconsciencia: el logro de la consciencia cósmica, la meta final a la que conducen todas las demás cartas.

Señala recompensa, logro, éxito asegurado, triunfo en cualquier empresa. La llegada al estado de consciencia cósmica. También, a nivel material, puede significar movimiento, viaje. Invertida, indica miedo al cambio, un espíritu atado a la tierra, a algún lugar o profesión. Testarudez. Negativa a aprender las lecciones de la vida tal como se las muestran las demás cartas.

Enviado por el 31 octubre, 2013. Temática Arcanos Mayores. Si así lo desea puede comentar o seguir cualquier opinión respecto al artículo a través de RSS 2.0. O dejar un trackback.
No sólo Tarot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 + = diez

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Diccionario (e interpretación) de los sueños