Nacimiento del espiritismo

Conversar con los muertos es un antiguo sueño del hombre que se apoya evidentemente en la creencia de la supervivencia de un principio espiritual después de la muerte física. En el siglo XIX, unos médiums, o especialistas en fenómenos paranormales, se esfuerzan en entablar un diálogo con los espíritus. Nace el espiritismo y se establece enseguida como una verdadera moda.

Un cadáver de más
La casa de la familia Fox, tal como aparecía en una tarjeta de 1930Hydesville, en el estado de Nueva York, es un poblado de pequeñas casas de madera pareadas unas con otras. La tranquilidad de una de estas casas fue rota un día por unos golpes asestados a sus muros.

Margaret, madre de las hermanas FoxUna familia llamada Fox, compuesta por los padres y dos hijas menores que aún viven con ellos, Margaret de 14 y Kate de 11 años, ocupan una vivienda de ese pueblo que, según dicen, está embrujada. Se sienten golpes regularmente, pero los Fox son incapaces de descubrir su origen, a pesar de registrar repetidamente el lugar.

John, padre de las hermanas FoxEn 1848, los ruidos se intensifican hasta tal punto que los moradores ya no pueden conciliar el sueño. En la noche del 31 de marzo, Kate, desafiante, pide al perturbador que responda a sus preguntas: “¡Señor Splitfoot (nombre dado al Diablo en algunas zonas de Nueva Inglaterra), haz lo que hago!”, grita mientras da tres palmadas. Para sorpresa de todos, el ente, puesto que ya nadie cree que se trate de algún bromista humano, responde con tres golpes. “Ahora, haz lo que hago yo”, dice Maggie, contando hasta cuatro al tiempo que da otras tantas palmadas. Se escuchan cuatro golpes. Pasado el susto, la madre preguntó las edades de sus hijas y, tras recibir las respuestas correctas, se interesa por la naturaleza de su interlocutor. “¿Eres un espíritu? Si lo eres, da dos golpes”. Lo era.

La familia contó a sus vecinos lo que pasaba, y el hogar de los Fox se llenó inmediatamente de gente que, siempre en presencia de Kate y Maggie, interrogaba al fantasma según un simple código: tres golpes significaban sí; uno, no. Alertado por el rumor, un habitante de la ciudad vecina de Rochester tiene la idea de leer el alfabeto. Según la letra que pronuncia, el espíritu reacciona o no, con nuevos golpes… Se establece así una forma de diálogo que permite descubrir que el espíritu que golpea es el de un difunto llamado Charles B. Rosma, vendedor ambulante durante su vida. Había sido degollado cinco años antes por un antiguo ocupante de la casa quien le robó antes de enterrar su cuerpo en la bodega.

Supuesta maleta del vendedor ambulante desenterrada en la casa de las hermanas FoxLas pesquisas posteriores llevan al descubrimiento, a un metro y medio bajo tierra, de algunos huesos y pelos que resultan ser de origen humano de acuerdo al peritaje forense. Extrañamente, las acusaciones del espíritu se confirmarían por segunda vez cincuenta y seis años más tarde, cuando un esqueleto, casi completo esta vez, fue encontrado bajo uno de los ruinosos muros de la casa. Una caja de latón de vendedor ambulante se encontró junto a los restos. La caja se conserva hasta hoy en Lily Dale, en el cuartel general del movimiento espiritista. En cambio, a pesar de todo tipo de investigaciones, no ha sido posible encontrar en ningún archivo rastros de alguien llamado Charles Rosma. Este hecho tan extraño no desconcierta a los adeptos del espiritismo. Para ellos, aun cuando dan informaciones exactas, los espíritus suelen equivocarse con frecuencia en los apellidos.

Mesas giratorias
Algún tiempo después de los eventos de 1848, la familia Fox se cambió de casa, en un intento por volver a encontrar la tranquilidad. En el nuevo hogar, otra vez se oyen golpes en los muros. Curiosamente, sucede siempre cuando las dos hermanas, Margaret y Kate, están presentes.

Margaret (1833-1893), Kate (1837-1892) y Leah Fox (1814-1890)El bullicio en torno a este extraño caso despierta pronto el entusiasmo de los aficionados. Muchos creen haber encontrado el medio para comunicarse con los muertos. Aquello fue el fin de la familia Fox y el comienzo de la carrera como médiums de las hermanas. Con el respaldo de la comunidad cuáquera de Nueva York (los cuáqueros afirman que toda persona puede contactar con la divinidad mediante “el temblor”) y de influyentes políticos estatales que vieron las posibilidades religiosas que abría la comunicación con los muertos, las hermanas Fox fueron presentadas en sociedad y acabarían por convertirse en las líderes de un nuevo movimiento, el espiritismo, organizado por su otra hermana, Leah. Así, el 14 de noviembre de 1849 tiene lugar en Rochester, alrededor de las dos jóvenes Fox, la primera reunión de los adeptos al “espiritualismo”, como se decía entonces. Se funda un comité de estudios para examinar las manifestaciones que competen a esa disciplina. De ahí en adelante, Kate y Margaret, acompañadas por su madre, realizan giras por todo Estados Unidos y hasta por Inglaterra. Ya no esperan que el azar las ponga en contacto con los muertos, sino que provocan la manifestación de sus espíritus, concentrando su capacidad mental en unas mesas redondas, que comienzan a moverse cuando el difunto quiere intervenir. Nace entonces la moda de las mesas giratorias.

Igualmente surgieron decenas de miles de imitadores en todo Occidente, y con el tiempo llegarían nuevas formas de comunicación: la escritura automática, las fotografías de fantasmas, psicofonías, los médiums poseídos, los mensajes del más allá… Aquello solamente pudo ocurrir entonces, en pleno apogeo del Romanticismo, en la exaltación de lo sentimental frente a lo racional, de lo siniestro frente a las luces de la Ilustración; y es que las sesiones de las Fox eran espectaculares, por las que pasarían lo más granado de la sociedad: novelistas, historiadores, jueces, físicos, senadores… Se oían toda clase de sonidos nuevos que parecían venir del punto en el que las hermanas Fox se sentaban a contactar con los muertos, movimientos de la mesa alrededor de la que se sentaban los asistentes, materializaciones de objetos, apariciones de manos blancas… Los escépticos trataron de descubrir el fraude, pero no hallaron mecanismo alguno en la mesa, en las sillas, en el suelo…

Pero la prensa, en su conjunto, sigue vilipendiando a las dos hermanas, y las Iglesias se muestran totalmente contrarias a las prácticas que ellas preconizan. Pronto surgen disputas entre las hermanas y, en 1888, Margaret confiesa que todos los fenómenos provocados son el resultado de subterfugios, reconociendo que los sonidos misteriosos de sus sesiones salían del crujido voluntario de sus articulaciones, de la rodilla, del tobillo, de los dedos de los pies… Según cuenta, durante años habían ensayado hasta lograr el mayor ruido posible de cada chasquido deliberado de los dedos. En el silencio de una habitación oscura, cuando el cerebro quiere oír sólo lo que desea, aquellos crujidos podían ser espectrales.

La bomba, pues, estallaba en la Academia de Música de Nueva York el 21 de octubre del mencionado año: “Estoy aquí esta noche, como una de las fundadoras del espiritismo, para denunciarlo como un fraude de principio a fin, como la más enfermiza de las supersticiones y la blasfemia más malvada que ha conocido el mundo”, confesó Margaret Fox en un repleto auditorio, antes de hacer una demostración pública de sus trucos. “Queríamos aterrorizar a nuestra querida madre, que era una mujer muy buena y muy impresionable”.

Todo, al parecer, había sido una broma infantil que se les había ido de las manos, convertida en negocio luego por Leah. “¡Oh, mamá! Sé lo que pasa. Mañana es el April Fools Day (el Día de los Inocentes anglosajón; se celebra el 1 de abril) y alguien nos intenta engañar”, había advertido Kate la noche del 31 de marzo de 1848. Su madre, no la creyó… y nació una nueva religión.

Podría pensarse que la historia del espiritismo terminaría ahí, pero el 16 de noviembre de 1889, la misma Margaret se retracta de sus declaraciones anteriores, aduciendo que se las habían arrancado, sufriendo grandes dificultades financieras, con falsas promesas de dinero si desacreditaba tal doctrina… y también espoleada por sus rencillas familiares. Pero, de hecho, el incidente de su confesión de fraude no había tenido mayores consecuencias en el mundo espiritista. Personas demasiado célebres ya estaban apasionadas por estas manifestaciones como para dejarse arrastrar: entre ellas, el escritor romántico Víctor Hugo, el astrónomo Camille Flammarion o el novelista británico Arthur Conan Doyle, a quien debemos una Historia del Espiritismo del año 1920. Las organizaciones espiritistas, como la Sociedad para la Investigación Psíquica, creada en 1882, ya reúnen demasiados adeptos; y es que las niñas, antes de caer en descrédito, habían llegado a actuar en la mismísima Casa Blanca y ante la reina Victoria, en Londres, por lo que la confesión de su supuesto engaño no había desalentado a los fieles del espiritismo, que en 1897 eran ocho millones solamente en Estados Unidos.

Las manifestaciones de los médiums
Las mesas 'giratorias' siempre representarán el punto de partida de la doctrina espiritistaLos espíritus se manifiestan a los vivos a través de ruidos. Fuertes golpes en los muros, como en el caso de Hydesville, o incluso voces, como en el caso del poltergeist de Enfield. También se expresan imponiendo movimientos a los muebles, como en el caso de las mesas giratorias. Finalmente, se expresan bajo la forma de fenómenos visuales.

Charles Robert Richet (1850-1935), médico francésEl ectoplasma. Es una substancia blanca que sale del cuerpo del médium (generalmente de la boca), cuando este se encuentra en trance. Se presenta como un vapor espeso o como hilos delgados. Puede incluso materializarse y tomar forma humana. El primero en interesarse científicamente en este fenómeno fue el profesor C. Richet, a principios del siglo XX. Se obtuvieron impresiones fotográficas y moldes de cera, prueba de que el espectáculo no era simple alucinación.

Los “extras”. Son formas materiales adoptadas por los espíritus de personas difuntas, que aparecen al lado de los médiums durante sesiones públicas y también sobre clichés fotográficos tomados en esas oportunidades. No se ha podido descubrir ningún truco, ni tampoco alguna explicación racional en relación a estas fotografías.

Un espiritista francés: Allan Kardec
Allan Kardec, pedagogo francés conocido como el sistematizador del espiritismoMédico de profesión, Allan Karden (1804-1869), cuyo verdadero nombre es Hippolyte Léon Denizard Rivail, es el introductor del espiritismo en Francia. Es, al mismo tiempo, el inventor del término actual que se prefirió al de espiritualismo. En 1850, Kardec estudia el fenómeno por intermedio de dos hijas de un amigo, ambas médiums. Publica en 1856 El libro de los espíritus, síntesis de numerosas comunicaciones con el más allá. Este libro tuvo mucho éxito. Luego funda, en 1858, la Sociedad de Estudios Psicológicos y, algunos años más tarde, la Revista Espiritista. Sus conferencias en París y en provincia lo vuelven sumamente célebre; el propio emperador Napoleón III gusta de conversar con él.

Según Kardec, el hombre evoluciona espiritualmente gracias a una serie de reencarnaciones. Él mismo habría elegido el seudónimo Kardec, después de enterarse, por un espíritu, que había vivido antaño en Galia con ese nombre. Antes de encarnarse en un cuerpo, el alma poseería, según él, su propia individualidad y la conservaría después de separarse del cuerpo.

Enviado por el 13 febrero, 2014. Temática Espiritismo. Si así lo desea puede comentar o seguir cualquier opinión respecto al artículo a través de RSS 2.0. O dejar un trackback.
No sólo Tarot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve × = 54

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Diccionario (e interpretación) de los sueños