Ritual para aumentar el trabajo en época de crisis

En los períodos de recesión el trabajo decae y eso incide negativamente en la economía general de un país; sube el índice de paro, las empresas reducen su personal y, algunas, incluso se ven obligadas a cerrar.

Este ritual tiene por objeto servir de protección en las épocas en las que el trabajo decae, hay una menor clientela en el negocio o se presentan amenazas de cierre o de despido.

También es apropiado para momentos en los cuales, por haberse hecho un gasto importante (como por ejemplo la compra de una vivienda), se haga necesario aumentar los ingresos.

No es apropiado para una simple mejora; solamente deberá realizarse ante una emergencia económica.

Deberá comenzarse un domingo por la noche o en la madrugada del lunes, antes de la salida del sol.

Material que se necesita
-Seis cintas de igual longitud y seis velas (iguales) de los siguientes colores: amarillo, azul, naranja, púrpura, rojo y verde.

-Seis hojas o flores de madreselva.

-Seis monedas de curso legal del mismo valor.

-Tres nueces enteras.

-Un cuchillo.

-Un paño de color púrpura.

-Una vela blanca (distinta a las otras).

-Una vara o cono de incienso de canela.

Los colores de las cintas aluden a diferentes cualidades o aspectos de la vida (dinero, afectos, salud, etcétera). La madreselva es una planta directamente relacionada con la prosperidad, al igual que las nueces. Estas últimas también se relacionan con reservas o fuerzas que se guardan para los momentos más críticos. La canela es un potente armonizador y las monedas se vinculan claramente con los aspectos económicos del trabajo y de la situación general.

Preparación del ritual
Antes de dar inicio a la ceremonia propiamente dicha, deberá prepararse la mesa del ritual o altar, siguiendo las indicaciones del siguiente esquema:

Ritual para aumentar el trabajo en tiempo de crisis económica

-Trazar con las cintas (todas de igual longitud: ¡importante!) el hexágono. Los colores están indicados en el dibujo adjunto por los números del uno al seis: uno, cinta amarilla; dos, cinta naranja; tres, cinta roja; cuatro, cinta púrpura; cinco, cinta azul; seis, cinta verde.

-Colocar la vela amarilla que está junto a la cinta del mismo color (observar esquema) y luego, las restantes, siguiendo el sentido de las agujas del reloj: naranja, roja, púrpura, azul y verde.

-En el centro, colocar el paño púrpura y dentro poner las tres nueces.

-Delante de cada una de las cintas, poner una moneda y, sobre esta, una hoja o flor de madreselva.

-Colocar el incienso, la vela blanca y el cuchillo.

Preparada la mesa, ahora hay que relajarse, concentrarse y comenzar la ceremonia.

Ritual
-Primeramente, encender todas las velas que están en los vértices del hexágono, comenzando por la vela amarilla y siguiendo el sentido de las agujas del reloj.

-Encender el cono o varilla de incienso.

-Tomando la moneda y la hoja o flor de madreselva que está junto a la cinta amarilla, pasarla por el humo del incienso para que se impregne de este y recitar la oración:

Por el fuego y por el aire propaga mi ruego.
Nada pido que no merezca; tan solo trabajo honrado.

-Echar la moneda y la hoja o flor de madreselva dentro del paño púrpura, junto a las nueces.

-Siguiendo siempre el sentido de las agujas del reloj, este es un detalle importantísimo, hacer lo mismo con el resto de las monedas y la hoja o flor de madreselva, una a una.

-Con el cuchillo, dividir la vela blanca que está a su lado en seis partes aproximadamente iguales. No hay que separarlas, bastará con que quede lo suficientemente marcada, a la vez que se va recitando una segunda oración:

Seis días trabajó el Señor y el séptimo descansó.
Yo te pido mis seis días de trabajo y el domingo descansaré en tu honor.

-Apagar las velas y recoger las cintas.

-Atar fuertemente las cuatro puntas del paño con las seis cintas, de modo que quede formado un paquete.

-Encender la vela blanca y recitar la tercera oración:

Así como esta vela da luz y calor, que mi trabajo dé sus frutos.
A san Pancracio le pido que por mí interceda ante el Señor.
Amén.

-Esta vela deberá quemarse solamente hasta la primera marca.

Durante los cinco días siguientes, por la mañana y antes de salir de casa, deberá encenderse la vela junto al paquete mientras se recita la tercera de las oraciones. Se dejará quemar tan solo hasta la siguiente marca.

Este paquete se podrá guardar en casa o en el lugar de trabajo y el rito no se deberá repetir hasta que no haya pasado un año. Cuando se cumpla esta fecha, se podrá enterrar el paquete.

Enviado por el 21 noviembre, 2013. Temática Trabajo. Si así lo desea puede comentar o seguir cualquier opinión respecto al artículo a través de RSS 2.0. O dejar un trackback.
No sólo Tarot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


ocho + = 15

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Diccionario (e interpretación) de los sueños