Ritual para conservar la pasión

Cuando dos personas se declaran mutuamente su amor, la pasión hace acto de presencia y, durante los primeros tiempos de la relación, el deseo mutuo tiene una intensidad que con el tiempo se va perdiendo. Este ritual debe realizarse para fomentar el propio atractivo y despertar la pasión del otro miembro de la pareja. Es especialmente útil para los períodos de inapetencia sexual, de indiferencia. Si lo hacen ambas personas simultáneamente, el efecto será más intenso.

Material que se necesita
-Flor de hamamelis.

-Tres velas rojas.

-Un cono o varilla de incienso de sándalo, de rosa o de jazmín.

-Tres litros de agua mineral.

-Una cucharada de aceite y otra de azúcar.

-Una piedra negra (o de un color oscuro) y otra de color rojo.

Las flores de hamamelis se pueden conseguir en un herbolario y si eso no fuera posible, se pueden reemplazar por pétalos de rosa aunque el efecto que produzcan no será tan intenso.

El negro es el color asociado con Saturno, planeta oscuro que representa la negación, la restricción. La piedra en la mano derecha ayuda a descargar, por ese lado, todas las energías negativas a la vez que disuelve los bloqueos interiores. Por el contrario, la piedra roja en la mano izquierda recoge las energías positivas, en especial la fuerza y el apetito sexual. Los demás ingredientes sirven para despertar sentimientos como ternura, amor, solidaridad y buen entendimiento.

Ritual
-Poner en una olla los tres litros de agua; cuando rompa el hervor, echar en la olla las flores, el aceite y el azúcar, y dejar hervir por espacio de cinco minutos.

-Preparar un baño con la infusión. (Si no se dispusiera de bañera, proceder como se indicará más adelante.)

-Encender las tres velas y el incienso y dejar a mano las dos piedras.

-Sumergirse en el agua. Deberán mojarse también los cabellos y la cara.

-Visualizar que la relación es intensa, positiva, agradable y apasionada.

-Al salir del agua, sin secarse, coger la piedra roja con la mano izquierda y la negra con la derecha, dejando los brazos extendidos a los costados.

-Mientras el cuerpo se seca al aire libre, recitar la siguiente oración:

Para mi piel esplendor;
para mis ojos, magnetismo;
para mi cabello, la seda;
para nuestra relación, pasión.
Que el poder de esta piedra negra
expulse de mí todo lo negativo.
Que el poder de esta piedra roja
mantenga viva la llama del amor.

Si fuera imposible tomar un baño de inmersión, reemplazarlo por una ducha echándose al final la infusión por la cabeza y procediendo, en lo demás, tal y como se ha detallado.

Enviado por el 27 noviembre, 2013. Temática Amor. Si así lo desea puede comentar o seguir cualquier opinión respecto al artículo a través de RSS 2.0. O dejar un trackback.
No sólo Tarot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 3 = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Diccionario (e interpretación) de los sueños