Terapeutas del color

En 1930, el hindú Dinshah Ghadiali anunciaba que podía curarlo todo, desde el cáncer al lumbago, simplemente exponiendo a los pacientes a una intensa luz de color. Fue tildado de charlatán por la American Medical Association y obligado a dejar su actividad por la Food and Drug Administration. Pero su fe en las propiedades curativas del color ya tenía precedentes. Los antiguos egipcios trataban a sus pacientes con luz de color. Los filósofos hindúes sostenían que el color era tan vital para el bienestar propio como el aire.

Bañada por una luz anaranjada, esperando beneficiarse de los efectos curativos de la terapia del colorUn creciente número de los llamados terapeutas del color declaran que una amplia gama de dolencias pueden curarse con luz de color y con los colores adecuados en las comidas, el vestido y la decoración. Muchos creen que los siete colores del espectro corresponden a los siete chakras, los centros de energía, que se dice circulan por la columna vertebral. Aunque algunas nociones terapéuticas están ampliamente aceptadas -los hospitales, por ejemplo, decoran las habitaciones con colores que se piensa son calmantes, y por tanto terapéuticos-, las voces críticas dicen que es peligroso afirmar que los pacientes pueden curarse solamente al corregir “el desequilibrio del color”. Pero los terapeutas del color se mantienen en sus afirmaciones y atribuyen distintos poderes curativos a cada uno de los colores del espectro, tal como se muestra a continuación:

Los terapeutas del color atribuyen distintos poderes curativos a cada uno de los colores del espectroVioleta. Asociado con el chakra de la parte superior de la cabeza, el violeta se dice que influye en el cerebro y en su contrapuesto esotérico, el espíritu. Los terapeutas del color creen que el violeta claro puede ayudar a aliviar las jaquecas, la epilepsia, los trastornos mentales y la meningitis.

Índigo. Comúnmente asociado con el chakra de la frente o tercer ojo, que simboliza la inspiración y creatividad, el índigo es a menudo empleado para tratar las dolencias del oído y la pérdida del olfato, y se usa como ayuda para los que sufren de cataratas.

Azul. El chakra de la garganta, a menudo descrito como el centro de la comunicación y el poder de voluntad, es representado en azul. El azul claro se usa para tratar la laringitis, el dolor de garganta, el bocio y la ronquera.

Verde. El verde se asocia con el chakra del corazón, y se cree que ofrece control sobre la circulación sanguínea. Se usa comúnmente por los terapeutas del color para tratar las dolencias del corazón, la hipertensión arterial, las úlceras, el cáncer, las neuralgias y la sífilis.

Amarillo. El amarillo representa la “mente inferior” -el chakra del plexo solar, que algunos adeptos de la New Age sustituyen por el tradicional chakra del ombligo-. El amarillo se aconseja para los problemas del hígado y del estómago y las enfermedades de la piel.

Naranja. Su relación con el chakra del bazo hace del naranja claro una elección habitual para los terapeutas, que creen puede combatir la apatía. También lo usan para tratar el asma, los cálculos biliares, la bronquitis y el cólera.

Rojo. Asociado con el chakra raíz, que se cree regula la vitalidad, el rojo se emplea para tratar la anemia y la depresión. Se le considera un estimulante poderoso, y los terapeutas advierten contra su uso excesivo.

Enviado por el 17 diciembre, 2013. Temática Salud. Si así lo desea puede comentar o seguir cualquier opinión respecto al artículo a través de RSS 2.0. O dejar un trackback.
No sólo Tarot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× seis = 6

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Diccionario (e interpretación) de los sueños